Presentación del proyecto Abrevaderos de fruta · Caminos de agua

IMG_6413

En estos últimos meses hemos estado trabajando en un proyecto que nos hace mucha ilusión y nos abre perspectivas nuevas sobre las posibilidades de aplicación de la agroecología en el territorio. Se trata de la Restauración Ambiental del Parque Fuente de la Mora, en Redueña, municipio situado al norte de la Comunidad de Madrid, dentro de la Sierra de Guadarrama.
Situado en los márgenes del pueblo, rodeado por cultivos de secano, atravesado por caminos antiguos y modernos de aguas, personas y rebaños, este enclave reúne interesantes valores ambientales, paisajísticos y culturales, por estar impregnado de la memoria agropecuaria del territorio y marcado por las trazas de una relación sostenible entre la naturaleza y la comunidad humana.
Todo esto se pretende visibilizar con Abrevaderos de fruta · Caminos de agua –así es como bautizamos la propuesta que presentamos al concurso de ideas bandido por el Ayuntamiento de la localidad-, enmarcada en el Plan Agroecológico Local, junto con los huertos comunitarios, el avicompostero, el arboreto comestible, todo integrado dentro de una ruta agroecológica accesible.
La sensibilidad de los y las cigüeñas -así se llaman las vecinas de Redueña, en otro post os explicamos porqué- hacia la agroecología, nos ha permitido explayarnos en la aplicación de criterios acordes con este paradigma de manejo agrícola prácticamente desconocido en otras localidades, y así se lo hemos transmitido el 16 de abril pasado, cuando hemos participado en una jornada de convivencia con las vecinas.

Exposición de paneles y breve explicación.

Esta gente de campo tiene el aprovechamiento de recursos como modo de vida hasta en las pequeñas cosas: los expositores de los planos de proyecto eran mesas puestas de pie, las mismas que luego, en su posición más ortodoxa, han servido para el taller infantil. Apoyándonos en los gráficos, explicamos a mayores y peques como va a ser su parque dentro de unos meses, contándoles que el proyecto se basa en unos criterios inherentes a nuestro colectivo: restauración ambiental, criterios patrimoniales, agroecología…

Estamos inmersos en un profundo debate acerca de lo que algunos llaman “la España vaciada”, y aunque la salida no es sencilla, está claro que parte de una economía relocalizada en el territorio, que lo respete, y genere empleo a la vez que conserve la biodiversidad y el paisaje. Esto es la agroecología para nosotras. Del mismo modo, amparadas en los principios de la restauración ecológica, consideramos vital ejecutar una mínima intervención, y permitir que los ecosistemas se regeneren a partir de ese punto, logrando una mayor naturalización e integración de los espacios con sus alrededores. Un ejemplo paradigmático de este proceder es la inclusión de un islote forestal, que proveerá de distintos servicios ecosistémicos a la zona (atracción de aves, control de plagas, control hídrico…), además de favorecer la colonización vegetal en caso de que se abandone alguna zona cercana.

Caminos de agua.

Una de las razones fundamentales del origen de este proyecto ha sido mejorar la gestión del agua dentro del espacio. Tuvimos que analizarlo previamente al diseño de nuestra propuesta, y quisimos mostrarlo a los vecinos. A través de una dinámica participativa, pudimos visualizar las “vías del agua”, tanto provenientes de escorrentía, del manantial presente en la parcela, como de la red de abastecimiento del Canal de Isabel II. Para ello colocamos lana de color azul marcando estas rutas y, gracias a eso, pudimos ver mucho más claro qué buscamos con la propuesta.

IMG_6424

Deseo enmarcados.

Mientras, los vecinos “enmarcaban sus deseos” en la construcción del parque. Muchos de ellos nos pidieron cajas nido para las aves, parterres de colores, más espacio de ocio y encuentro, hasta una tirolina aprovechando el talud… y estamos muy contentas de que el proyecto presentado vaya a cumplir con muchas de sus expectativas (y las que no quedan conformes, ¡nos dejan ideas para la próxima vez!).

IMG_6418
Terminamos el día jugando con los niños del pueblo, los cuales tuvieron la oportunidad de pintar unas macetas que podrían llevarse a su casa. Verdaderos artistas coloreando con sus dedos una nueva estampa de la zona.
Fue una jornada muy bonita, de encuentro y acercamiento, pero sobretodo de aprendizaje, con la presencia masiva de todo el pueblo. ¡Nos morimos de ganas por ver completa la obra!

IMG_6475

Esta entrada fue publicada en Desarrollo rural, Espacio público, Participación, Sostenibilidad urbana, Urbanismo y políticas públicas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s