La cara amable de la nueva PAC

Marian Simon

Image

¿Preparados para qué futuro?

Los días 11 y 12 de junio se celebró una reunión de coordinadores de la COST Action Urban Agriculture Europe, a la que asistí. La agenda incluía un encuentro con la DG Agri, para trasladar los intereses de la acción y conocer cómo puede tener cabida la Agricultura periurbana dentro de las políticas que trabajan.
Asistió Ricard Ramón, de la Unit L.1 DG Agriculutre. Lejos de ser un burocráta autómata, se presentó como alguien que cree en su trabajo. Su exposición, de la que recogemos aquí las principales ideas, estuvo llena de energía y contenido y se centró en tres temas:

Sabemos que la PAC beneficia a los grandes terratenientes, que no ayuda a superar los problemas de la agricultura en nuestro país, que se ha convertido en un monstruo burocrático y absorbe energías de técnicos y agricultores que deberían ir encaminadas a mejorar la producción, que sigue pagando por prácticas dañinas para el medio ambiente, que introduce vicios y que a veces es más sencillo cruzarse de brazos y recibir la subvención. ¿Lo saben “las gentes de Bruselas”? ¿Por qué no se cambia? Algunas pistas en este texto, que recoge las explicaciones de Ramón.

La evolución de la PAC: mercado, producción, superficie

Ha habido grandes cambios desde los inicios de la CAP, en un principio los fondos se destinaban a intervenir en el mercado a través de los precios, en 1982 se pasó a subvencionar la producción y en 1991 los subsidios se asignaban no por producción sino por superficie (los pagos directos suponen el 75% del total), siempre con el objetivo de garantizar una estabilidad en los ingresos de los agricultores. En 2004 se incorporaron pagos por la provisión de bienes públicos, que el mercado no remunera (servicios ambientales).

Hacia un modelo regionalizado y más igualitario en los pagos

El siguiente paso va encaminado a potenciar un modelo regionalizado. Es decir, que todos en una misma región reciban pagos similares por hectárea. Alemania, Inglaterra, Dinamarca y algún otro país ya han pasado a ese sistema más igualitario, mientras que España, Portugal, Italia e Irlanda se oponen a aplicar la conversión nterna. Al escuchar sus palabras, rápidamente surge una duda: nuestro país ¿qué intereses defiende?

Siguen las discusiones y es probable que se apruebe algún tipo de convergencia, pero parcial. Se mantienen los pagos directos en función de la superficie y no de la producción, pero cada estado miembro puede decidir el destino de hasta el 10% de los fondos. También hay pagos por adoptar sistemas “ecológicos”, el greening payment y ayudas para nuevos jóvenes agricultores (menores de 40 años) durante los 5 primeros años de su explotación (las frutas y verduras son una excepción). Estas ayudas se aplicarían a partir de 2015 y los solicitantes tendrían que probar que ya en 2011 tenían la actividad.

Una PAC que quiere ser un poquito más verde

Se quiere vincular las ayudas a algunas prácticas más amables con el medio ambiente, como dejar un 5-7% de la superficie de parcela sin cultivar, o fijar un máximo (70%) para el cultivo principal, de manera que se potencie la diversidad de cultivos. Se quiere romper así la tendencia que se ha “impuesto” a raíz del aumento de los precios de cereal, que ha hecho que se reduzca rotación y se abandonen prácticas y cultivos para maximizar el área dedicada al cereal. Los pastos permanentes van reduciéndose progresivamente.

Desarrollo rural integrado con visión territorial

Las políticas de Desarrollo Rural son cofinanciada por la UE y cada estado miembro, y se gestionan a nivel regional con un alto grado de subsidiaridad (aunque la UE tiene que aprobar los programas regionales). El objetivo es lograr que se integre con otras políticas y haya acuerdos de cooperación que conduzcan a sinergias.

LEADER va a dejar de ser aplicable solo a áreas rurales. Se trata de definir una estrategia clara con un enfoque integral a escala regional que se desarrolla por subprogramas. En el futuro un área pude definir una estrategia de desarrollo rural y el gran centro urbano puede tener subprogramas con medidas y proyectos integrados e interrelacionados (por ejemplo, y relacionado con el periurbano: reducir la cadena de los alimentos, promover consumo local y prácticas ecológicas). La política de desarrollo rural deja de centrarse en medidas para pasar a definir estrategias y lo que se quiere logar al final.

Circuitos cortos

Como Comisión quieren impulsar las cadenas cortas atendiendo a una demanda creciente por parte de los consumidores; es un tema que va más allá de la PAC.

Por un lado le dan vueltas a algún tipo de etiqueta para promover productos locales (tb para productos de montaña). Es complicado, la Comisión presentará un informe sobre la conveniencia o no y las características de un posible etiquetado (como referencia tienen a Austria que ha logrado que un 10% del consumo se base en productos locales). Se fijaría un máximo de un intermediario, incluyendo criterios que debería cumplir ese intermediario, además de condiciones de distancias máximas.

También tienen interés en medidas que refuercen la cooperación entre distintos actores.

La agricultura periurbana tiene cabida en la nueva PAC

La agricultura periurbana puede beneficiarse de algunas medidas encaminadas a:

  • limitar la ayuda recibida por los mayores terratenientes (en general los países se oponen a esta medida y el Parlamento europeo la defiende),
  • reducir la carga adminstrativa y los requisitos legales,
  • aumentar los subsidios para las primeras 50 hectáreas, beneficiarían a las explotaciones en periurbano que suelen ser de menor tamaño,
  • incorporar frutas, verduras y viñedos como cultivos elegibles, al contrario que hasta ahora

Evidentemente a pesar de todo ello, Ramón reconoce que las pequeñas explotaciones, intensivas, más habituales en el periurbano van a recibir pocos fondos (pues éstos siguen dependiendo de la superficie). Lo que dejaba claro es que los Estados tienen cierta capacidad de maniobra y si alguno quiere apoyar las explotaciones más pequeñas, tiene margen para hacerlo. Insistía Ramón en que quieren que la agricultura periurbana sea elegible, que se integre en el sistema y también que cumpla con las exigencias ambientales

Algo que tratan de evitar es que las ayudas acaben en manos de otros sectores y no de los agricultores, manejan la idea de elaborar una lista que excluya a aeropuertos, bancos, etc pero no es sencillo.

;Hablar el mismo lenguaje

Es necesario aclarar un cuerpo común de conceptos que ahora se entienden de manera muy diferente. Tradicionalmente se ha visto lo rural como opuesto a lo urbano, pero esa oposición ya no es válida y emergen nuevas relaciones. Por ejemplo el periurbano ha evalocionado mucho, aunque no hay una definción única de qué se entiende por periurbano, países como Bélgica o Países Bajos han insistido en introducirlo en la genda política (para estos países tan urbanizados, el periurbano abarca prácticamente todo su territorio, así que una PAC centrada en lo rural no les intersa nada).

Hasta aquí lo que dio de sí la reunión. Vuestros comentarios son bienvenidos

About these ads
Esta entrada fue publicada en Agricultura periurbana, Desarrollo rural y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s